3 emociones que impiden confiar en ti mismo

Tanto a nivel profesional como social hay un elemento fundamental y es la confianza. La confianza con respecto al bienestar que siento al plantearme quién soy. Y hoy vamos a ver tres lastres que la mayoría de nosotros tenemos, y que hay que detectar e identificar para poder enfrentar y sentirnos mucho mejor con quién somos.

Veamos estos tres lastres se llama lastre a elementos, procesos que hacen que estemos condenados a la insatisfacción, por eso le llamo lastre, porque ese tipo de procesos nos van a condenar sí o sí a estar insatisfechos.

Vamos con el primero, la relación con la comparación, yo soy esclavo de la insatisfacción cuando a la hora de valorarme, el proceso que hago es compararme con los demás y somos esclavos porque nuestro cerebro está entrenado para putearnos. Entonces qué curioso, que no me compare con las personas de las que sé que soy más atractivo o más simpático o más inteligente, siempre el cerebro va a estar buscando aquel parámetro de aquella persona en la cual me pueda sentir inferior.

Por lo tanto cada vez que identifique que me estoy comparando con alguien, y eso me está generando malestar, cuidado tengo que liberarme de esa esclavitud.

El segundo lastre nace de las expectativas, somos esclavos de las expectativas cuando sentimos insatisfacción por no conseguir agradar, por no conseguir satisfacer lo que otras personas esperan de nosotros y lastre porque siempre nos va a generar insatisfacción primero por la tensión entre lo que soy realmente y lo que me gustaría ser para satisfacer sus expectativas. Y porque además no voy a poder satisfacer las expectativas de todo el mundo porque cada uno esperara algo distinto de mí, por lo tanto, cada vez que identifique que estoy actuando no por como deseo ser, sino por como creo que esperan los demás que sea, estoy siendo esclavo de la insatisfacción.

Tercer lastre, el lastre del margen de mejora, conozco muchísimas personas que han trabajado conmigo a nivel profesional, que gana muchísimo dinero, que les va muy bien a nivel profesional, pero que quieren más y están insatisfechos porque no tienen lo suficiente o no consiguen lo suficiente. En ese sentido somos insatisfechos del margen de mejora, porque incluso aunque saque un 9.5 siempre voy a poder plantear, y ese 0.5.

Entonces por supuesto yo creo lógicamente en el desarrollo y el crecimiento personal, pero siempre tengo que crecer desde la satisfacción por lo que tengo, no por la insatisfacción por lo que me falta, este lastre se trata de acostumbrarnos para enfrentar esta situación de poner el foco en lo positivo de lo que he vivido, en lo positivo de lo que tengo, y plantearme realmente adónde quiero llegar y disfrutar del proceso.

Disfrutar no sufrir el proceso de mejora, porque sino es lo nos encontramos muchas veces en Psicólogos Sevilla, si nos acostumbramos, actuamos a poner el foco en lo negativo, en lo que me falta para el crecimiento, siempre voy a estar insatisfecho, por lo que no tengo el lugar de un deseo de mejora, desde que me encanta lo que soy y que me encante y acepte lo que ya tengo.

Hemos hablado de tres esclavitudes, la comparación, la satisfaccion de las expectativas, el margen de mejora. Cada vez que identificas una emoción, una sensación que puedan venga de alguno de esos tres elementos, tenemos que saber que esos elementos siempre nos están condenando la esclavitud.