Actitudes que mejoran las relaciones sociales

Veamos cuatro cosas muy prácticas que podemos hacer para que nuestras relaciones sociales sean más positivas, de más calidad, que haya un vínculo más intenso. Porque nuestra felicidad va estar al 99% marcada por nuestras relaciones sociales, por lo tanto, vamos a ver qué podemos hacer para construir unas relaciones más saludables y sobre todo que nos hagan reír más.

En primer lugar vamos a ver para qué nos va a servir el mejorar nuestras relaciones y luego daremos tres consejos muy útiles y muy aplicados.

Primero: Si mejoramos nuestra relaciones sociales empezará a cambiar la imagen que tenemos de nosotros mismos como personas, es lo que se llama la autoestima social.

Segundo: Vamos a tener más oportunidades de recibir feedback de los demás si aumentamos nuestras interacciones, nuestras conversaciones, al final eso nos da una información super valiosa sobre nuestra manera de comunicarnos, o nuestra manera de estar en el mundo.

Tercero: Al mismo tiempo estaremos adquiriendo un mayor conocimiento de nuestro mundo, de nuestra sociedad, en el intercambio, en la conversación, en el debate. Estamos aprendiendo constantemente sobre la sociedad y sobre circunstancias de vidas diferentes a las nuestras.

Cuarto: Algo muy bonito, nos sentiremos más vivos, de la psicología positiva se habla mucho, de que el factor más importante para nuestro bienestar son las relaciones sociales, cuantas más relaciones fructíferas y divertidas tengamos, al final más vivos nos vamos a sentir.

Así que estas son las consecuencias de mejorar las relaciones y ahora vamos a hablar de que podemos hacer parar hacerlo. Os doy tres consejos muy útiles y muy directos para mejorarlas:

Primer consejo: Lo que vamos a hacer es dar un paso más: A personas que sean desconocidas, saludarlas a personas que ya conozcamos un poco, hacerles una pregunta, interesarnos y a personas que tengamos una relación más estrecha con ellos, vamos a proponer ampliar pues la relación que tenemos con ella, una actividad y seguir avanzando en ese proceso.

Segundo consejo: Vamos a dar feedback a los demás, vamos a ser generosos, vamos a empezar a comunicar lo que nos gusta de ellos, algo que normalmente no estamos muy acostumbrados, pero a lo cual se le coge el gusto cuando empezamos a hacerlos. De nuevo vamos a obtener mucha más retroalimentación.

Tercer consejo: Es que pensemos hacia dónde queremos dirigir nuestra vida, qué significa esto, qué tipo de gente nos queremos relacionar con ella, qué tipo de actividades vamos a disfrutar, porque además van a estar muy relacionados. Si por ejemplo pues a mí me da por pintar porque es algo que me apetece hacer, pues igual me puedo apuntar a clases de pintura, esa gente que vaya a la clase de pintura va a tener intereses parecidos a los míos, y va a resultar muy fácil ahí proponer lo que decíamos antes, oye porque no vamos a ver tal exposición de este pintor que está muy chula y luego incluso podemos quedar tomarnos algo.

Vamos a pensarlo y vamos a dar algún paso más, para estar más cerca de ese estilo de vida que queremos tener. Creo que la conclusión fundamental es que con respecto a nuestra relaciónes y en nuestra vida, tanto profesional como social, no podemos ir a la deriva de lo que nuestra tendencia natural a la hora de comunicarnos nos ofrece y nos determina, ni a lo que nuestro contexto social, que no hemos elegido nosotros, nos ofrece y nos determina.

Así que la idea inicial y general es que tenemos que tomar la iniciativa a la hora de generar mejores relaciones sociales, a la hora de construir y utilizar nuestro tiempo. Porque se va a notar muchísimo en nuestro bienestar cuando construimos en positivo y tomamos la responsabilidad de nuestra forma de comunicarnos con el mundo.