Como mejorar tu autoestima

Hablemos de pilar de cada una de mis formaciones, de la relación con la persona más importante de nuestra vida, nuestra relación con nosotros mismos. La confianza con la que nos enfrentamos a los obstáculos, a las relaciones sociales, al mundo profesional, las expectativas que tengo en mí mismo, en el respeto que tengo hacia mis habilidades, mis recursos.

Porque en definitiva, si no me respeto va ser muy complicado que tengan expectativas positivas de mi frente al mundo. La autoestima que es ese concepto que está tan de moda ahora, que parece que todo tiene que ver con la autoestima, que si tienes cualquier problema eso es porque no te amas ti mismo o a ti misma.

Y todo empieza por ahí, entendemos la autoestima como un compendio de sentimientos, pensamientos, valoraciones que tenemos sobre nosotros mismos o nosotras mismas y en realidad pues eso es una parte quizás, estamos dando más importancia hoy a lo que se considera la valoración de tus cualidades. Que si tienes muchas cualidades como tú o tienes menos como las que tengo yo, eso ya para cada cual, tiene que valorar las suyas mucho y tienes que ser el mejor o la mejor.

En fin yo parto de otra base que es la psicología humanista y que uno tiene que tener respeto hacia sí mismo simplemente por una especie de obligación, es decir la autoestima sería un valor inherente al hecho de ser persona, yo me tengo que querer porque no tengo otra escapatoria. También es verdad que muchas veces me doy cuenta de que las la valoración que hacemos de nosotros mismos, no tiene tanto que ver con nuestros principios, con nuestros valores, sino con los parámetros que la sociedad, que un poco los medios nos imponen.

Me valoro más por la imagen que se espera de mí, que por realmente lo que yo creo que es importante en mi vida, al final siempre hay mucha relación entre lo que somos y lo que parecemos. Porque al final acabamos siendo lo que los otros piensan que somos y hay una relación curiosa que hay que valorar.

Y efectivamente muchas de las cualidades en realidad, yo no sé si son cualidades o simplemente nos hemos creído o nos han hecho creer que son cualidades. Me parece muy buen ejemplo el de la competencia o la competitividad se pone como también en punto alto, no todos tenemos que ser muy competitivos, muy competitivas hay que ser mejor que el otro y al final pues uno piensa, yo a lo mejor no quiero ser mejor que nadie, me limito a ayudar a la gente seamos todos mejores juntos.

No tengo que ser el mejor en lo mío, yo no quiero ser el mejor psicólogo ni siquiera de mi ciudad pues a lo mejor en mi casa sí porque soy el único, no me queda más remedio y ahí no tengo dudas. Siguiendo con esto de la competitividad, me gusta una frase que dice que un burro motivado no llega a ser nunca un caballo de carreras.

Pero hay que entender que el burro tiene muchas virtudes ,tiene muchas cualidades y sirve para muchas cosas, ¿tiene que ser obligatoriamente un caballo de carreras?, ¿porque le han dicho que tiene que ser un caballo de carreras?. Pues yo entiendo que no, que como burro puede ser feliz o puede tener una vida bastante plena.

Cuando decimos alguien que se describa siempre le resulta muy difícil sacar virtudes, así que aprovechando lo que es más fácil, lo más simple vamos a sacar defectos y cuando tengamos esa lista de defectos vamos a mirar si realmente son tan importantes, si realmente eso que yo creo que me está afectando tanto, realmente me perjudica tanto a lo largo de mi día a día.

Mi teoría es que no, yo con mis amigos, uso una frase que dice: nunca pasa nada, cuando uno está muy agobiado o cree que va a salir mal, lo siguiente yo le digo: nunca pasa nada, nunca va a ser nada tan grave como lo estás pensando, igual alguna cosa pasa a veces pero en general la mayoría de nuestros agobios o nuestras preocupaciones sobre nuestros defectos, siempre las tenemos más valoradas, de lo que luego en la realidad está sucediendo.

Ese intento que tenemos muchas veces de encajar en el rol social de algo, el rol de novio, el rol de psicólogo, el rol de comercial y evidentemente como ese rol es una figura simbólica, nunca vamos a llegar a encajar del todo y esa frustración nos hace no disfrutar de lo que realmente podemos ofrecer.