¿Porque somos tan autoexigentes?

Vamos a hablar de la autoexigencia hay una cuestión que veo constantemente en mis formaciones y en mis sesiones y es la ansiedad, la frustración por no sentirme bien por sentirme perdido y no saber porque si estoy haciendo las cosas que se supone que tengo que hacer.

Por qué si hago deporte, si tengo un trabajo, si tengo mi pareja porque me siento vacío y es que muchas veces lo que me encuentro en la sesión es que las personas actúan por él como debo ser, como debo actuar, como tiene que ser un hombre y como tiene que ser una mujer del siglo 21.

Y me encuentro a muchas personas fustigándose por algunos momentos no sentirse satisfechos porque no son exactamente cómo se supone que tiene que ser. Heredando creencias sobre su masculinidad, sobre fiabilidad, sobre su profesionalidad que le hacen sentir culpables cuando están constantemente siendo un sobresaliente o encajando en los patrones de lo que tengo que ser. De cómo debo actuar, me encuentro con muchísimas personas que se esfuerzan en ser un gran profesional, una gran pareja, un gran hijo, un gran padre y de alguna manera ese esfuerzo no tiene tanto que ver con lo que sienten sino con creencias que han heredado de cómo es el mundo y el lugar que ocupan en él.

Y eso nos pasa constantemente, es una exigencia constante de que a veces no nos deja descansar, de que los fines de semana se sienten mal si no está haciendo un deporte o estaban aprendiendo una actividad o están quedando con colegas y al final lo que tenemos que hacer es preguntarnos hasta qué punto hemos heredado esas creencias con respecto a lo que somos que nos generan ansiedad.

Habitualmente cuando no estamos siendo productivos o siendo útiles, creo que es muy importante que empecemos a dejar de vivir en cómo debería ser y empezar a permitirme ser la persona que realmente soy e insisto es durante uno de los aprendizajes que más bien te puede hacer en tu vida. Empezár a permitirte ser lo que eres independientemente de lo que hallamos, el legado de nuestra familia de las películas de Hollywood o los anuncios de coca cola. Te invito a que te respondas qué es el éxito para ti, qué es el éxito a nivel laboral, qué es el éxito a nivel familiar, que es el éxito a nivel sexual y que te preguntes hasta qué punto tú has construido ese constructo, hasta qué punto tú has construido la idea de éxito en esas áreas de tu vida y sobre todo me gustaría que pensase hasta qué punto la vida tiene que ser una búsqueda constante de ese éxito.

O la vida también tiene que ser permitirme no estar constantemente desarrollándome y constantemente buscando el éxito porque esa autoexigencia que nos han impuesto, se puede convertir en una esclavitud, que se puede convertir en una causa de desmotivación, de ansiedad y de frustración así que permítete ser tú, permítete no estar constantemente desarrollándote como ser humano y con esto termino, te invito a que trabajes en tu relación contigo mismo y te preguntes de dónde vienen esas creencias de dónde viene lo que para ti supone que es el éxito.

Porque insisto no hay mayor superpoder que aprender a convivir de la manera inteligente contigo.