Reducir el estrés y la ansiedad

Vamos a ver un tema que todos vivimos en cierta medida y es el tema del estrés, hoy os voy a hablar del estrés como una oportunidad, porque cuando estamos estresados es un buen momento para preguntarnos si estamos siendo coherentes con lo que estamos haciendo, con lo que le estamos dedicando a nuestro tiempo y lo que realmente queremos ser, por lo tanto es una es un momento para establecer y preguntarnos por nuestra pirámide de prioridades y si estamos siendo coherentes con nosotros mismos.

En definitiva honestos con nosotros mismos, la idea principal es qué nuestras emociones, son la manera más honesta de conocernos a nosotros mismos, nos están hablando realmente de quiénes somos. El estrés por lo tanto también nos está hablando de quién soy y cómo me siento con lo que estoy haciendo ahora mismo.

Evidentemente todos podemos pasar ciertas temporadas en las cuales por carga de trabajo, por una intensidad emocional, situaciones que nos afectan, podemos tener un mayor nivel de estrés. Pero eso no significa que tengamos que aceptar que eso se prolongue en el tiempo, porque el estrés, como podemos hablar en diferentes artículos de la página web afecta de una manera muy directa a nuestra salud tanto física como mental de infinitas formas.

En definitiva cuando estamos hablando de un estrés situacional porque estamos pasando por una temporada más compleja, si que sería importante, por ejemplo formarnos en herramientas de gestión del tiempo para ser más eficientes y para poder disponer de más tiempo para nosotros.

Pero qué hacer cuando esa situación de estrés, esa sensación, se convierte en algo habitual y empieza a afectar a mi vida, a mis relaciones, a mi trabajo, a mi pareja. ¿Qué hacemos?

Os invito a que hagáis el ejercicio de la pirámide de prioridades de acuerdo: se trata de dibujar una pirámide ir añadiendo bajo mis principios, bajo mis valores, cuáles son mis prioridades en la vida, en el top tiene que estar lo más importante y en lo más bajo lo que sencillamente es circunstancial, lo que está en mi vida solo porque tiene que estar.

Y esa pirámide una vez la hayamos acabado la compararemos con otra que vamos a hacer, vamos a dibujar una pirámide y de nuevo vamos a poner en lo más alto a lo que más tiempo le dedicamos, vale, después vamos a seguir escribiendo en orden a las cosas que más tiempo le dedicamos, de acuerdo y luego compararemos, mi pirámide de prioridades y la pirámide de tiempo dedicado a las cosas. Y veremos si es coherente y si tiene sentido que intentemos buscar la felicidad siendo poco coherentes, el tiempo que le dedico a las cosas, con lo importante es que realmente son para mí.

Otro elemento que nos puede ayudar muchísimo, a la hora de gestionar el estrés es coger un poco de perspectiva, estamos un poco cerrados en el inmediatismo de la sociedad, siempre creemos que el momento presente es el momento más importante, que lo que estoy viviendo ahora es un momento crucial en mi vida.

Yo por ejemplo me acuerdo cuando llevaba muchos pendientes, el pelo muy largo, además no me sentía capaz de enfrentarme a la selectividad me produce una cantidad de estrés brutal. Ahora mismo recuerdo con mucho cariño ese estrés y esa sensación que tenía de que no iba a ser capaz de superar las situaciones a las que me tenía que enfrentar.

Precisamente por eso te invito a que cojas un poco de perspectiva y te des cuenta que a lo mejor, eso que ahora mismo parece tan importante dentro de un martes dentro de dos años, a lo mejor sólo es un recuerdo que puedes mirar con cariño. Y eso nos va ayudar también a priorizar con respecto al ejercicio anterior y darnos cuenta de que, tenemos que disfrutar más del presente y sufrirlo un poquito menos, recuerdo así que os invito a que hagáis ejercicio de las pirámides y también el ejercicio para coger un poquito de perspectiva.