Soluciona tus conflictos con subjetividad

Hablemos de conflictos y vamos a hablar de cómo nuestra forma de comunicarnos nos cambia la relación que tenemos con el mundo y también mejora nuestra vida, porque en definitiva, ¿qué es lo que nos hace sentir bien?, que las cosas vayan bien y ¿qué es lo que hace que las cosas vayan bien?. Nuestra relación con las personas, nuestra relación con los compañeros de trabajo, nuestra relación con los jefes, nuestra relación con nuestra pareja, nuestra relación con nuestros amigos por lo tanto si tenemos recursos como comunicadores para mejorar esas relaciones inevitablemente nos va air mejor.

El conflicto, un conflicto son dos posturas que no comparten el mismo punto de vista, que no comparten la perspectiva y muchas veces esa esa distinta perspectiva hace que una relación se llegue a romper o se llega deteriorar. Nuestra intención es darte una herramienta, una fórmula mágica, para ante cualquier conflicto, buscar la forma de encontrar un punto en común.

Normalmente damos nuestras opiniones desde una realidad rígida, desde una realidad sólida, vamos a hablar de la subjetividad para solucionar conflictos. La subjetividad, ya sabéis que es hablar desde una realidad flexible, es una realidad más líquida, que dé permiso dentro de mis creencias a las creencias de las demás. Hablar no desde hechos, sino desde sensaciones, desde creencias, por ejemplo: las personas que tenemos empleados, muchas veces vemos que transmitir mensajes incómodos y que si los hacemos desde una realidad objetiva como si fuese un hecho contrastable y la otra persona no tuviese valor su opinión, vamos a generar que las personas no estén a gusto con nosotros.

Las personas como yo que tenemos algunos empleados aveces nos toca es esa molestia, y fijaros la diferencia de decirle alguien: oye últimamente estás trabajando menos, que por tanto no da pie a que esa realidad esa percepción que yo tengo pueda ser modificada por una creencia suya. A la fórmula que vamos a utilizar: mira últimamente tengo la sensación de que estás bajando un poco tu rendimiento, te veo un poquito más desconectado, me gustaría que me contase cómo te sientes con respecto a eso, si crees que estoy en lo cierto o si crees que puede ser una percepción mía y además me gustaría que después de escucharte podemos llegar a un punto en común con respecto a lo que ha pasado.

Vamos con la fórmula utilizando este ejemplo de antes, el primer punto de la fórmula punto uno sería convertir nosotros antes de hablar, nuestro mensaje en un mensaje subjetivo, darnos cuenta de que muchas veces lo que hemos creído cierto puede ser sólo una sensación. Seguro que os ha pasado, que estabais segurísimo de que algo había pasado y luego os habéis equivocado, por tanto el primer punto es convertir ese estás siendo menos menos eficiente atengo la sensación, vale, ese es el primer punto yo me lo me lo construyó en mi cabeza.

El segundo punto de esta fórmula es: Comunicar mi creencia, tengo la sensación de que últimamente está menos eficiente etcétera

Tercer punto: Fundamental para que se pueda generar un nexo, un vínculo entre las dos partes, invitar a la persona a que hable de su sensación con respecto a lo que acabas de decir, bueno y tú qué crees que ha pasado, por qué crees que puedo estar pensando esto.

Y cuarto: Aún más sexy, aún más interesante, invitar a encontrar un punto en común, bueno ya hemos hablado cada uno en su realidad subjetiva, vamos a ver qué punto en común hay entre nuestras dos realidades.

Otro ejemplo que podemos utilizar con respecto al trabajo y a la relación con un socio, por ejemplo, podría ser la situación de que tenemos dos visiones sobre un cliente que está tardando en pagar y a lo mejor una parte quiere ser más agresivo y meterle más caña y yo pienso que lo mejor es darle tiempo. Entonces qué podemos hacer, lo sería convertir ese vamos a darle tiempo, que es un imperativo, en un mensaje subjetivo «creo que lo mejor sería con esta persona darle un poco mas de tiempo».

Convertir esa realidad sólida, en una realidad más líquida para que dé espacio a la otra realidad, el segundo punto sería transmitirselo, creo que lo que deberíamos hacer con esta persona, es darle un poco más de tiempo porque yo confío en esta persona.

Además tercer punto, te invito a que me digas tú qué crees y por qué lo crees

Cuarto: Estoy convencido que ahora que yo conozco tus creencias y tú conoces como me siento con respecto a esto encontramos un punto en común. Con esta fórmula vamos a ser mucho más eficientes a la hora llegar a puntos en común es bastante probable, que esos esas distancias que habían se hagan un poquito más cortas, no sólo estamos hablando de la solución, estamos hablando del ambiente y el tipo de relación que se genera al utilizar el lenguaje subjetivo porque vamos a darle importancia y valor a las opiniones de los demás.